Ciencia cree estar cerca de encontrar la cura para la calvicie

¿Será la cura para la calvicie?

La pérdida de cabello es uno de los mayores dramas de los hombres y las mujeres en todo el mundo, pero un estudio del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Estados Unidos revela que la calvicie puede tener los días contados

Un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, descubrió aquel que puede ser el fin de la calvicie. Se trata de un medicamento que estimula el crecimiento de hilos de pelo en personas con alopecia, una enfermedad autoinmune que provoca la pérdida de cabello y pelos.

Como revela el Medical News Today, los investigadores norteamericanos lograron probar que el fármaco ‘ruxolitinib’ fue capaz de promover un «crecimiento significativo del cabello». La conclusión surgió después de más de tres años de estudio sobre el tema.

En el año 2013, el mismo equipo de científicos ya había realizado con éxito algunas pruebas en ratas. En la época, los roedores presentaron un crecimiento de pelo en el orden del 30%.

Ahora, y de forma más profunda, el estudio se basó en el análisis del impacto de este fármaco en 12 pacientes, hombres y mujeres, con alopecia (moderada o severa), y se verificó una tasa de eficacia del 75% Y en cada uno de ellos la tasa de crecimiento del cabello fue de alrededor del 92%.

En cuestión, explica la publicación, está la actuación eficaz de este medicamento en el bloqueo de la vía inmunológica que es responsable del ataque del sistema inmunológico a los folículos capilares. El ruxolitinib (administrado en los Estados Unidos en algunas personas con un determinado tipo de cáncer en la sangre) se describe como un inhibidor de la vía JAK (‘jakibns’), al igual que el tofacitinib (utilizado para el tratamiento de la artritis reumatoide).

Aunque el estudio se ha realizado con una muestra reducida de personas, se asume como una esperanza. Hasta hoy, sólo un estudio ha obtenido resultados prometedores, pero sin gran éxito hasta ahora.

Las conclusiones de esta nueva fase de la investigación norteamericana se publicaron en el Journal of Clinical Investigation / Insight.