¡El pelo gris está de moda!

Los cabellos grises, al parecer, están de moda. El mes pasado, en el lanzamiento de una línea de bolsos, la top Kate Moss apareció con mechas blancas mezcladas al rubio. Otras famosas, como la actriz Jamie Lee Curtis y la modelo Kristen McMenamy, asumieron el blanco casi total. En Europa, es normal encontrar gente que abandona la molestia del tinte y ostenta bellas cabelleras en tonos de gris.

Por aquí, el gris todavía se asocia a la vejez y la pérdida de vitalidad, principalmente en las mujeres. En el país campeón en teñido -30% de las adolescentes de 13 y 14 años ya usan algún tipo de coloración-, la presión para ocultar los hilos blancos es grande.
«La mujer tiene que tener mucha personalidad y estar segura de sí para conseguir usar el gris», afirma el visagista Philip Hallawell, autor del libro «Visagismo Integrado» (ed. Senac).
Y si la idea es no parecer una abuelita, el corte termina siendo aún más importante que el color. «Es posible asumir una imagen de moda con cabellos grises. Todo depende del corte: las líneas inclinadas son más dinámicas, rectas pasan una imagen de fuerza», dice Hallawell. Mantener el corte al día también es importante para evitar la apariencia desleal.
Pero se equivoca quien cree que el blanco no da trabajo. «El hilo blanco es un hilo envejecido, que perdió componentes básicos de su estructura», afirma la cosmetóloga Sonia Corazza, autora del libro «Más Joven a cada día» (ed. Prestigio).

La falta de melanina resulta en hilos menos protegidos, que pueden quedar ásperos o opacos con facilidad. «El hilo es más susceptible a agresiones causadas por el uso de secador, chapita y sustancias químicas», dice Ricardo Romit, coordinador del Ambulatorio de Tricología del Instituto de los Cabellos del Hospital de las Clínicas de São Paulo.
El champú debe ser suave y rico en aminoácidos. «Los anti-edad dan mejor condicionamiento», dice Corazza.

Para mantener el tono de plata y sacar el amarillento que puede formarse por la exposición al sol y la acumulación de contaminación, se indican los productos específicos para este tipo de cabello, generalmente de color morado. «Estos champús funcionan como un difusor óptico, disfrazando el amarillento, pero si el hilo está muy poroso, puede absorber demasiado esos colorantes y quedar morado», alerta.
Los buenos champús juntan las dos cosas. Los productos con filtro solar también se indican, pero sólo para quienes se exponen al sol con frecuencia.

Si ya es difícil ir asumiendo gradualmente los blancos, más complicado aún es la transición de quien está acostumbrada a teñir con productos permanentes. Una sugerencia del peluquero Celso Kamura, de São Paulo, es dejar la raíz crecer en el color natural y hacer mechas bien finas y claras en el resto del cabello.
Así, la raíz es «disfrazada». «Cambiar la coloración permanente por una temporal no funciona, porque los tonalizantes siempre dejan algún residuo en los hilos», dice Kamura.

Mitos y verdades

El estrés blanquea los cabellos – MITO
La aparición de los blancos depende de la predisposición genética y se considera normal a partir de los 20 años. El único factor externo conocido es una enfermedad llamada pelada, que causa la caída de los hilos y posterior blanqueamiento. Algunos estudios indican también que el cigarrillo puede anticipar el surgimiento de los blancos, pero eso todavía no está probado

El hilo blanco es diferente de los demás – VERDAD
El folículo envejecido produce un hilo con geometría alterada, que puede ser más liso

Los negros tardan más en ponerse grisáceos – VERDAD
Los asiáticos también se quedan grisáceos más tarde. En promedio, el 50% de las personas de 50 años tienen la mitad de los hilos blancos

Fuente: Folha de São Paulo