Tricotilomanía: la enfermedad lleva a la gente a arrancar los cabellos …

A finales del año pasado, la noticia de una joven británica de 19 años que se sometió a un implante de pestañas llamó la atención.

El procedimiento sólo era necesario porque Louise Thomas ha tenido el hábito de arrancar las cuerdas y los pelos de su cuerpo desde la edad de dos años, hasta que dejaron de nacer en sus párpados.
Louise sufre de un trastorno de control de impulso conocido como tricotilomanía (en griego, «thrix» significa pelo y «tillein», para arrancar). Poco entendido, afecta al 3% de la población mundial. La mayoría de la gente cree que es un simple mal hábito, como roer las uñas, que depende sólo de la fuerza de voluntad para ser cortado de la rutina. No lo es.
La Asociación Psiquiátrica Americana sitúa el trastorno en la misma categoría que la cleptomanía (hábito de robar), el juego patológico (adicción a los juegos de azar) y la piromanía (objetos y lugares en llamas). Y todavía hay expertos que clasifican la manía de tirar del cabello como una forma de TOC (trastorno obsesivo-compulsivo).

Todavía no se sabe bien por qué ocurre el trastorno: se cree en una causa multifactorial, que va desde la herencia genética hasta el trauma psicológico. Por lo general, alrededor de los 12 años de edad, la persona tiene un deseo incontrolable de moverse y luego tirar de las heridas del cuero cabelludo (en el 80% de los casos), así como cejas, pestañas y brazos, piernas y vello púbico.
«Actúa como una forma de aliviar la tensión, es recurrente y sigue un ritual (siempre cuando la persona se va a dormir o está sola, por ejemplo), puede durar horas, resulta en pérdida perceptible del cabello y no causa dolor, pero El placer y el alivio, seguido de la culpa «, explica el psicólogo Edson Luiz de Toledo, coordinador del Programa de Atención a Tricotylomania del Proamiti (Instituto Ambulatorio Integrado de Trastornos de Impulsos) del Instituto de Psiquiatría del Hospital de Clínicas de São Paulo.

Muchos pacientes informan sentirse avergonzados e incluso tomar medidas extremas, como dejar el hogar o afeitarse todo el pelo y usar pelucas o apliques para evitar la tentación.
Después de la separación de sus padres a la edad de nueve años, y viviendo con una tía que también tenía el hábito de desgarrar los mechones de pelo, comenzó a usar el hábito como Descontando el Angustia y tristeza que sentía en ese momento.

Como reportan otros pacientes, hasta los 18 años, Queila llevaba un gorro, huía de eventos sociales y reuniones familiares, coleccionaba complejos y se volvía cada vez más introspectiva. «Yo estaba sentado en la parte de atrás del aula y sufrí mucho cuando un colega, viendo los defectos en mi cabello, me preguntó si tenía cáncer», dice.
Pero hay casos peores. El trastorno, que afecta sólo a un hombre en diez mujeres, puede tener consecuencias graves para las personas que, además de llorar, también ingieren los cables. La condición puede progresar al síndrome de Rapunzel, cuando se forma una torta capilar que ocupa toda la extensión del estómago y sólo se puede extirpar quirúrgicamente. De lo contrario, puede causar náuseas, vómitos, anemia, anorexia e incluso perforación gástrica.

En los primeros signos de tricotilomanía, un especialista debe ser buscado. La recomendación es recurrir al psiquiatra, ya que en casi todos los casos hay algún otro trastorno involucrado. Trastornos de ansiedad y depresión por lo general acompañan a la manía de tirar del cabello, así como el TOC.
En cuanto al tratamiento, todavía no existe ningún fármaco específico. «Utilizamos la misma medicación administrada en pacientes con TOC, además de otras drogas con acción reconocida en el control de la impulsividad», dice José Alberto Del Porto, profesor de psiquiatría de la Universidad Federal de São Paulo.
También es importante asociar el seguimiento psicoterapéutico. Según Toledo, los ejercicios propuestos por la terapia cognitivo-conductual ayudan al paciente a desarrollar nuevas estrategias para hacer frente a la situación.

Fuente: Folha de S.Paulo (18/03/2010)